Transparencia y confianza: el doble discurso de Los Pinos

20 de febrero de 2015 01:19 AM

2 0

Dice un dicho, muy mexicano, que “pecado es robar y que te cachen... la segunda vez”. Pareciera que esa es la lógica en la que se está moviendo la Presidencia de la República: a juzgar por la propuestas de modificación al sistema de transparencia e información pública que la oficina de la presidencia mandó al Senado de la República la preocupación es que no los exhiban... por segunda vez. Ahora sí que parafraseando a López Portillo “ya nos cacharon, no nos volverán a cachar”.

Mientras le secretario de Hacienda Luis Videgaray habla hacia el exterior, a través del Financial Times, de restablecer la confianza entre gobierno y ciudadanos, desde Los Pinos la lógica es cerrar los caminos de “fuga” de información para evitar los escándalos. La propuesta enviada por la Consejería Jurídica es en realidad un catálogo de los problemas que ha tenido la presidencia donde la solución es limitar la información, en la lógica que el verdadero pecado es que se conozca.

Las Fuerzas Armadas no han sentido de parte de Presidencia el respaldo que ellos quisieran. Sea porque Calderón los dejó muy mal acostumbrados, sea porque la comunicación no está fluyendo correctamente, lo cierto es que la distancia y los mensajes de un lado y otro dejan ver molestia de los militares e intentos de Presidencia por recomponer la relación. No es para menos: los casos de Tlatlaya y Ayotzinapa han puesto al Ejército Mexicano en situaciones muy comprometedoras pues, en un muy extraña negociación, la Secretaría de Gobernación se comprometió a abrir las puertas de los cuarteles, pero también el IFAI les obligó que dieran a conocer las bitácoras del cuartel de Iguala del día de la desaparición de los 43 normalistas, porque había temas de derechos humanos comprometidos. La solución que propone la Presidencia es que el IFAI no pueda pedir a ningún sujeto obligado abrir información en materia de derechos humanos, punto. Dicho en otras palabras, Presidencia quiere arreglar sus problemas con el Ejército limitando los derechos de los ciudadanos.

Como ya se quemaron con leche ahora le soplan hasta el jocoque. Para evitar nuevos escándalos Los Pinos quiere limitar el acceso a información de sueldos y prestaciones del sector público. Apoyado en una sentencia de la Corte, Presidencia argumenta que esa información debe ser dada a conocer sólo si así lo desea el funcionario, lo cual es un enorme retroceso. Finalmente, adelantándose a lo que viene, y para abonar al deporte nacional del sospechosismo, proponen limitar la información sobre proyectos energéticos y de los fideicomisos donde participa el gobierno federal.

No me queda claro cómo limitar el acceso a la información pública abona a la confianza. O bien la descoordinación entre los miembros del gabinete va en aumento, cosa que no sería extraña pues en los últimos meses han dado innumerables muestras de ello, o el cinismo y el doble discurso se ha instalado ya como forma de gobierno: mientras unos soban las heridas otros dan palo.

Fuente: eleconomista.com.mx

A la página de categoría

Loading...