Reparten condones y repelentes de mosquitos en Carnaval de Brasil

19 de febrero de 2015 10:04 AM

4 0

Las autoridades de Río de Janeiro pusieron en marcha campañas contra el turismo sexual y de prevención contra el dengue, en vísperas del inicio del Carnaval, que atraerá a ésta capital miles de turistas de todo el mundo.

El "carnaval del dengue", como fue bautizado, mantiene su entusiasmo pese a que el rey "Momo" de la ciudad y la reina del carnaval, Patricia Chelida, fueron víctimas de la epidemia que ya causó más de 18 mil casos en el estado.

Muchos de los miles de turistas que ya están en la ciudad han seguido la recomendación de la alcaldía de Río, de que usen sustancias repelentes para evitar ser picados por mosquitos, pero sin que eso les impida participar en la fiesta.

Aunque formalmente el carnaval carioca empieza el sábado, con el desfile de las escuelas de samba del Grupo de Acceso, una especie de "segunda división", los "blocos" informales ya han inundado las calles a pretexto de hacer ensayos.

Con nombres curiosos como "Sobaco de Cristo" (porque su punto de reunión queda bajo el brazo de la estatua del Cristo del Corcovado), forman el ala más representativa de la participación popular en las fiestas carnavalescas.

Cada uno de ellos tiene un día para salir "formalmente", pero los "ensayos" son una ocasión para divertirse, sin disfraz o usando cualquier "fantasía", de acuerdo con la imaginación de cada uno.

Del otro lado están los que prefieren huir de la agitación carnavalesca y buscan la tranquilidad de los sitios de la sierra, el campo o la playa para librarse del ruido, la música agitada y la frecuente presencia de los que abusan del alcohol.

Los más prevenidos abandonaron Río de Janeiro el jueves, causando embotellamiento en las principales vías de salida de la ciudad, en especial a las que dan acceso a las playas del este, como Buzios, o del oeste, como Angra dos Reis.

Este viernes más de 70 mil personas pasaron por la terminal de ómnibus interurbanos para abandonar Río antes que el espíritu de Momo termine de invadir la ciudad, pero el éxodo continuará hasta el sábado.

Las autoridades montaron un esquema especial de vigilancia en las carreteras, pero también están atentas a otro tipo de problema: la presencia de quienes buscan el "turismo sexual".

El comercio sexual con jovencitas menores de edad y aún niños es el más buscado, lo que ha provocado una campaña pública en la que se advierte que ese tipo de "diversión" puede llevar a la cárcel.

Fuente: eluniversal.com.mx

A la página de categoría

Loading...