'¿Qué haremos sin ti, Mandela?'

11 de diciembre de 2013 12:55 PM

7 0

'¿Qué haremos sin ti, Mandela?'

Los sudafricanos hacen una larga cola en Pretoria para visitar la capilla ardiente

El pueblo de Pretoria tiene la oportunidad de dar su adiós más cercano a Nelson Mandela, cuyo féretro se exhibe desde esta mañana bajo la sombra de una carpa. Y así, uno a uno, se puede pasar junto a 'Madiba', sin poder parar, sin poder fotografiar. Una mirada, algunas lágrimas, un largo silencio y un adiós.

Fuera la cola es eterna, como lo es el Union Buildings, sede del Gobierno, que servirá de capilla ardiente para el ex presidente sudafricano. Hoy le toca al pueblo -al que ayer se lo 'robaron' en una multitudinaria despedida repleta de mandatarios-, y allí están innumerables ciudadanos, esperando en largas colas que salen hasta la calle para decirle gracias, que no adiós. En un espacio, por cierto, que ayer el presidente Jacob Zuma anunció que llevará a partir de ahora el nombre de Mandela. Ahora bien, no será lo único que lo lleve (no hace falta decirlo), todo en Sudáfrica es Mandela.

"Salí esta madrugada de casa, a las cuatro, para ser de las primeras", dice Tsuni, una mujer de la edad del fallecido líder sudafricano que tiene los ojos llenos de lágrimas. "Yo vine a verle cuando le nombraron presidente. Nos lo dio todo", acierta a decir la anciana. Ella es una de las que ha usado los pañuelos que proporciona la guardia que escolta el féretro. Otros, como Joseph, un blanco de casi dos metros de altura de Pretoria, se limita a decir, bromeando: "Fue un tipo grande, más que yo".

En el los libros de visitas se leen condolencias emocionantes de todas partes del mundo. "¿Qué haremos ahora sin ti?", se leía en español. La mayor parte de los textos tienen una palabra común: gracias.

Una hora después de abrirse la puerta de la capilla ardiente, la cola crece y crece. Hoy hace calor, mucho, en Pretoria, pero la gente está dispuesta a aguantar. "El soportó más por nosotros", nos dice un grupo de jóvenes. Un poco más adelante, una anciana es más rotunda en su deseo: "No quiero despedirme".

Fuente: elmundo.es

A la página de categoría

Loading...