Martín Hernández, el viaje al Óscar de un técnico de sonido

19 de febrero de 2015 09:40 PM

2 0

Los Ángeles (EE.UU.), 19 feb (EFE).- Lejos del glamur que rodea a los Óscar, el mexicano Martín Hernández vive su nominación en la categoría de mejor edición de sonido ("Birdman") con absoluta normalidad, hasta el punto de que se despierta antes de las 4 de la mañana para entrar en directo en el programa de radio donde trabaja.

Llegó a Los Ángeles (California) el pasado domingo, recogió el galardón que le entregó la Asociación Cinematográfica de Editores de Sonido (MPSE, por su sigla en inglés) y desde entonces se hospeda en un hotel próximo a la sede del estudio Fox Searchlight a la espera de que llegue el día de la gala.

"Tengo un programa de radio en México -"Así las cosas", en W Radio- de 6 a 10 de la mañana e intervengo desde aquí un par de veces, así que estoy despierto desde bien temprano", dijo a Efe Hernández, quien explicó que por ello, debido a la diferencia horaria, lleva "dando la lata desde antes de las 4 de la mañana".

"Así las cosas" es un informativo matinal del grupo Televisa donde ejerce como conductor junto a Francisco Alanís "Sopitas" y Raúl David "Rulo".

Precisamente Hernández se encontraba en pleno programa el pasado 15 de enero cuando supo de la nominación.

"Salí de la cabina y veía los monitores. No lo escuché bien, pero vi mi nombre y el de 'Birdman', así que dije una palabra fuerte que sale muy natural cuando te sorprendes: ¡Verga! Y ya. Esto ya es historia. Casi se nos saltan las lágrimas a los tres", rememoró.

Puede que no sea la locura que viven actores y directores de Hollywood en estas fechas, pero a Hernández no le faltan planes en estas jornadas previas a la ceremonia del domingo: conferencias, entrevistas, almuerzos, eventos, etc.

"Es intenso e interesante, pero no imposible", declaró Hernández, que disfruta de su primera nominación al Óscar de la mano de su gran amigo Alejandro González Iñárritu, director de "Birdman", al que conoce desde sus tiempos en la universidad y con quien ha trabajado en todas sus películas hasta ahora.

"Entiendo muy bien el impacto mediático y agradezco el interés y todos los abrazos, pero la nominación no supone un gran cambio en mi día a día. Es probable que cuando mencionen los nombres de los candidatos será distinto. En cualquier caso, claro que hay emoción; no hay una ilusión grande, pero sí está la emoción", manifestó.

Para la ocasión acudirá acompañado por su expareja, con quien mantiene "una muy buena relación".

"Los Óscar son una fantasía que hay que compartir y ella vivió parte de la vejación de mi trabajo, que es muy solitario y muy intenso", admitió Hernández, que explicó que en la postproducción de las películas se pasa mucho tiempo lejos de casa "y eso afecta a cualquier relación".

"Así que se me hizo interesante compartir mi primera nominación, y probablemente la ultima, con ella", apuntó.

Su nominación al Óscar, compartida con Aaron Glascock, le pone en liza frente a Alan Robert Murray y Bub Asman ("American Sniper"), Brent Burge y Jason Canovas ("The Hobbit: The Battle of the Five Armies"), Richard King ("Interstellar") y Becky Sullivan y Andrew DeCristofaro ("Unbroken").

Hernádez define su tarea como "ser traductor de las emociones y la subjetividad del director", una función que comparte con la que deben llevar a cabo los actores a la hora de plasmar físicamente las intenciones de, en este caso, Iñárritu, al que califica como un cineasta "más de sonido que de imagen".

"En 'Birdman' el peso específico residía en la capacidad emocional de los sonidos, algo evidente sobre todo en la batería de Antonio Sánchez. Tratas de aterrizar todas esas ideas del director en el terreno de la realidad para ir construyendo el diálogo, y así sucede con cada escena", sostuvo Hernández.

"Birdman" parte como una de las grandes favoritas en la 87 edición de los Óscar gracias a sus nueve nominaciones, las mismas que "The Grand Budapest Hotel", y podría suponer un gran espaldarazo para Iñárritu, que aspira por sí solo a tres premios.

"Es un cuate muy atento a su familia, hijos, amigos... No se le ha movido un cabello de ego, siempre ha sido el que fue. A veces es muy egoísta en su rigor, pero ese rigor y esa demanda de trabajo nunca han cambiado. Si acaso, su generosidad se ha ido ensanchando", indicó.

Fuente: eleconomistaamerica.com

A la página de categoría

Loading...