Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Javier Valdez: El periodista que unió a los periodistas

16 de junio de 2017 01:02 AM
103 0
Javier Valdez: El periodista que unió a los periodistas

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A Javier Valdez se le ve en el video tocando la batería, concentrado en la música, pero vigilante, como reportero sabueso siempre atento a lo que ocurre a su alrededor.

Lleva su característico sombrero Panamá y viste una camiseta roja en la que se lee: “La vida empieza a los cincuenta”, la edad que estrenaba en ese momento.

El grupo musical al que el periodista acompaña canta la canción insignia de la amistad, aquella que dice “yo quiero tener un millón de amigos y así más fuerte poder cantar”.

No es una letra exagerada: el reportero y escritor sinaloense hizo millones de amigos. Su asesinato ha convocado a periodistas, representantes de organizaciones nacionales e internacionales, ciudadanos, estudiantes y lectores de todo el mundo que se dicen amigos suyos, que tienen una fotografía con él, una anécdota, un recuerdo, algunos de sus reportajes en la memoria o marcado el fragmento favorito de alguno de sus ocho libros.

Su asesinato ocurrió hace un mes en Culiacán, Sinaloa, donde cronicaba y denunciaba el asfixiante control de los cárteles de la droga que deformaban la vida cotidiana, en complicidad con políticos. Su asesinato a unas cuadras del periódico RíoDoce, del cual era cofundador, ha originado lo que ningún otro periodista, de entre la cuenta mortal de 126 asesinados desde el año 2000 y 20 desaparecidos, logró: la unión del gremio periodístico mexicano y una unánime solidaridad internacional ante la situación de emergencia que enfrenta la prensa.

Los incontables gestos comenzaron en la catedral de Culiacán donde el cuerpo de Valdez fue velado, la cual fue rodeada de flores de los ciudadanos, y en el funeral no cabía un alma más. Después aparecieron murales espontáneos en bardas de Monterrey, Sinaloa y Yucatán, y otro día fueron entapizados los postes y paredes de Guadalajara con la imagen del ensombrerado y el mensaje de que nunca morirá.

Al día siguiente de su asesinato, una veintena de medios de comunicación, entre ellos Vice, Animalpolitico, Nexos y Letras Libres, hicieron un paro laboral o pusieron sus portadas en negro.

Hoy, jueves 15 de junio, cuando se cumple un mes del crimen, las redes sociales se tapizaron con las leyendas #nuestravozesnuestrafuerza #ourvoiceisourstrength, respondiendo así a una campaña convocada por periodistas estadunidenses que pedían publicar este día para llamar la atención sobre la deplorable situación de la libertad de expresión.

A la iniciativa de “unir voces” respondieron medios como los estadunidenses Univisión, The Intercept, Houston Chronicle, The Times de San Diego, Democracy Now!, The Progessive Magazine, Dissent Magazine, Nieman Reports, Texas Observer, KPO 89.5FM de San Francisco, 100 Reporters (Estados Unidos), Plaza Pública (Guatemala), El Tiempo (Colombia), ABC y Altair Magazine (España), Escáner Cultural (Chile), Convoca (Perú) o Agencia Pública (Brasil).

También centros como National Security Archive, Trans-Border Institute o Center for Public Integrity.

En México, medios como Ríodoce y el portal de noticias Animalpolítico o el Noroeste de Sinaloa, donde trabajó el periodista, han publicado diariamente notas relacionadas con el tema.

Organizaciones dedicadas a la prensa hicieron homenajes especiales como un podcast de la FLIP (Colombia), una transmisión en vivo desde Nueva York a través de Facebook Live del CPJ (Committee to Protect Journalists) o una edición especial de textos del Dart Center for Journalism and Trauma de la Universidad de Columbia.

En lugares insospechados han realizado homenajes al autor de libros como “Malayerba” como el festival en Mahahual, un desconocido pueblo maya de Quintana Roo; una conferencia-homenaje en la librería Altäir de Barcelona; la creación de la Cátedra “Javier Valdez Cárdenas” por parte de la Universidad de Guadalajara o la conmemoración de todo un salón de clases en el que el alumnado llevaba sombreros de papel al estilo Valdez desde la Fes Aragón.

El crimen irresuelto ha logrado inesperados que parecían imposibles en México: abrió un diálogo inédito al que se sumaron 60 organizaciones y casi 600 periodistas de todo el país, para definir cómo se va a enfrentar la situación de emergencia a partir de la revisión del papel de las autoridades, los organismos de defensa de la prensa, los organismos internacionales, los medios de comunicación, el gremio, así como la relación con la ciudadanía. La actividad se llama: Agenda de Periodistas.

Javier Valdez unió también a las más importantes organizaciones de libertad de prensa en México que ya han tenido citas de acercamientos para organizarse mejor, y otras a nivel internacional firmaron un comunicado conjunto en el que señalaban al presidente que la violencia contra periodistas debe parar porque es intolerable.

“Se requiere un esfuerzo monumental de todos aquellos que creen que los periodistas mexicanos se merecen un ambiente seguro para trabajar. Para lograr esto, le pedimos de la manera más respetuosa que abra la puerta de los relatores especiales antes mencionados para que examinen el aumento de los niveles de violencia y propongan soluciones que ataquen a la impunidad, de una vez por todas”, indicaron.

Los firmantes fueron las organizaciones Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias (WAN-IFRA), Reporteros Sin Fronteras (RSF), ARTICLE 19, Centro Internacional para los Periodistas, Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano Gabriel García Márquez (FNPI), Centro Dart para el Periodismo y el Trauma, Comité para la Protección de Periodistas, Rory Peck y Freedom House.

Uno de los gestos desde casa es el pronunciamiento de medios de comunicación que se unieron en un solo grito: “¡Ya Basta!” en el que piden frenar la “ofensiva asesina” que tiene como blanco a los periodistas que deciden investigar la narcodelincuencia.

Si uno de los últimos tuits del reconocido corresponsal de La Jornada en Sinaloa, terminaba con “No al Silencio”- como protesta por el asesinato de la corresponsal de La Jornada en Chihuahua, Miroslava Breach, ocurrido en marzo de 2017-, su homicidio hizo que su mensaje fuera leído con más fuerza en plazas o a través de videos desde distintas partes del mundo, en varias ciudades de México y en su natal Sinaloa.

Ha provocado diversas protestas, empezando por Sinaloa, seguido por Ciudad de México, Nievo León, Jalisco, Morelos, Colima, Aguascalientes, Estado de México, Hidalgo, Zacatecas, Oaxaca o Guerrero, así como Madrid o Washington DC.

Dos de las protestas se hicieron frente a Enrique Peña Nieto, cuando este anunciaba medidas para proteger a los periodistas al día siguiente del asesinato, a la que convocó a los gobiernos de los estados y a su gabinete de Seguridad. La más reciente ocurrió hoy cuando se cumplía el mes del deceso en un acto donde habló de la libertad de prensa, pero no mencionó a Valdez.

En la primera fue interrumpido por fotógrafos que le exigían “Justicia”. En la segunda, por el periodista de Proceso, Álvaro Delgado, quien mostró un pañuelo en el que se leía: “Basta de sangre. Rectifique, Presidente. #Niunomás”.

A nivel internacional, la embajadora de Estados Unidos en México, Roberta Jacobson, fue la primera en condenar el asesinato a través de su cuenta de Twitter; al mes del deceso, la embajada norteamericana posteó una foto de Valdez con un moño negro en señal de luto.

Las condenas contra el asesinato han sido lanzadas por organismos internacionales como la ONU o la OEA, así como los presidentes de Bolivia y Perú, o por la canciller de Venezuela en un foro de la OEA.

Apenas la semana pasada, en su visita oficial a México, la canciller alemana, Angela Merkel, manifestó a Peña Nieto su preocupación por los derechos humanos y por la situación de la prensa.

Otro hecho inédito fue la carta firmada por 186 corresponsales extranjeros que cubren México, en la que exigen justicia por este crimen. En la entrega de premios Género y Justicia, convocada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), los ganadores recogieron sus premios vestidos con camisas rotuladas con el rostro de Valdez.

En El Salvador, al inicio del foro de Periodismo Centroamericano de El Faro se guardó silencio en nombre del periodista que recorrió foros internacionales hablando de la reportería del narco. Al final los asistentes lanzaron el Pronunciamiento de San Salvador firmado por 200 periodistas de 200 países donde exigen a Peña Nieto “una debida investigación del crimen, la depuración del sistema judicial mexicano y la puesta en marcha de medidas de protección para periodistas en riesgo”.

Por su parte, la Asociación de Periodistas de Madrid entregó un premio póstumo al escritor y periodista.

Las actividades no paran: En el próximo Festival Gabo, en Medellín, Colombia, convocado por la Fundación Gabriel García Márquez para un Periodismo Iberoamericano, está convocada una mesa sobre la libertad de expresión inspirada por este asesinato.

En diversos lugares como Tlaxcala, Sonora, Sinaloa, Querétaro, Guerrero y la Ciudad de México han anunciado la creación de nuevos colectivos de periodistas para su protección y la defensa de sus derechos. Algunas universidades comienzan un debate para incluir al alumnado de las carreras de periodismo en temas de libertad de expresión.

Fuente: proceso.com.mx

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0