Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Esto podría comprar Estados Unidos con el dinero del muro

26 de enero de 2017 07:47 PM
237 0

Se espera que el muro cueste más de 500 billones de pesos

Estados Unidos.- El gobierno de Donald Trump podría empezar a construir el muro por su cuenta, ya que una ley del año 2000 permite levantar una valla de hasta 700 millas (1,126 kilómetros, de los que más de mil ya están construidos).

- Financiar por seis meses estudios médicos en los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos (NIH por sus siglas en inglés).

- Financiar las operaciones militares en Irak y Afganistán por tres meses.

- Dar asistencia alimenticia a 45 millones de habitantes por aproximadamente dos meses.

La retórica antiinmigrante fue uno de los bastiones sobre los cuales Donald Trump construyó su campaña presidencial. En sus discursos, dirigidos sobre todo a quienes provienen de Latinoamérica y de países como India y Vietnam, los acusa de "asesinos" y de "robarles el trabajo" a los ciudadanos de Estados Unidos.

Trump nunca se ha referido a inmigrantes de países europeos, tal vez porque su suerte económica actualmente es diferente, pero lo cierto es que él mismo es hijo de la inmigración: su madre Mary Anne MacLeod llegó a Nueva York proveniente de Escocia en 1930, y durante 4 años debió trabajar cuidando niños para sobrevivir.

Estados Unidos de América es históricamente el epicentro de la inmigración. Desde la Revolución Industrial en el siglo XIX hasta nuestros días, el “sueño americano” ha sido el imán de ricos y pobres de todo el mundo que cruzan océanos y fronteras para llegar al país donde todos los sueños se cumplen.

Irónicamente, el pueblo norteamericano es bastante nacionalista y a pesar de la extensísima diversidad racial en ciudades como Los Ángeles y Nueva York, el discurso antiinmigrante se ha mantenido presente y fuerte desde hace décadas.

Ese discurso antiinmigrante es de hecho, una de las principales plataformas del Presidente Donald Trump, quien a través de un sólido mensaje nacionalista ha planteado su total rechazo a inmigrantes latinoamericanos y orientales, alegando que se “roban el trabajo” de los americanos y que es culpa de ellos la actual crisis de seguridad social del país.

Pero a pesar de esto, jamás ha aclarado su postura respecto a los inmigrantes europeos, quienes también ocupan una cifra grande en el país y quizá se deba a que curiosamente su madre y su esposa nacieron en países europeos y llegaron a los Estados Unidos a buscar su “gran oportunidad”.

La historia de Mary Anne MacLeod, madre de Donald Trump, inicia en 1912 en el pueblo de Tong, en la isla de Lewis, al norte de Escocia.

Su padre fue un humilde pescador y tuvo 9 hermanos, situación que los orilló a llevar una vida de carencias en una época de guerras y miseria.

De acuerdo a los diferentes biógrafos de Trump, Mary Anne viajó a los Estados Unidos en busca de nuevas oportunidades e ingresó de forma ilegal al país donde consiguió trabajo como empleada doméstica de una familia acomodada de Manhattan.

Iría en ese lugar y en ese tiempo, donde conocería a su futuro marido, Donald Trump padre, que por ese tiempo se iniciaba como empresario formado en Queens.

Por consecuencia de la gran depresión de 1920, Mary Anne perdió su trabajo como empleada doméstica y contrajo matrimonio con el futuro magnate.

Sin embargo, la versión que la propia familia Trump relata de manera “oficial” es un poco diferente.

En la “otra” versión, la joven Mary Anne viajó a los Estados Unidos de vacaciones, lugar donde conocería a Donald Trump padre y quedaría completamente enamorada.

Pasado un tiempo vuelve a Escocia y desde ahí comienza una relación a larga distancia que más tarde se formalizaría al contraer matrimonio.

Su ingreso al país sería entonces por motivos personales y no por la necesidad de dejar una vida de arencias en Escocia, situación que podría ser difícil de aceptar para el millonario.

a madre de Trump murió en 2008 y a lo largo de su vida visitó su pueblo natal recurrentemente, caso que no sería igual para su hijo Donald Don Trump quien ha visitado Tong una sola vez en lo que va de su vida.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó este miércoles una orden ejecutiva en materia migratoria que autoriza a comenzar con la construcción del muro.

De acuerdo con las estimaciones que había presentado Trump durante campaña, el muro tendría un costo de entre 8 y 12 billones de dólares, sin embargo, de acuerdo con información de la firma Bernstein, los costos podrían ser de 15 a 25 billones.

En una nota que enviaron a su clientes en julio del año pasado, Bernstein indicó que para realizar su estimación tomó como base las declaraciones del propio Trump sobre las posibles dimensiones del muro y sus propias suposiciones.

Cuando la empresa incluyó al costo de los materiales el de la mano de obra, la tierra y variaciones en la altura del muro fue que la cifra se elevó de 15 a 25 billones. La firma también aclaró que las características del terreno, como las zonas propensas a inundarse o el terreno accidentado, podrían subir los costos.

Sólo el concreto podría requerir una inversión de 330 millones, mientras que la compra del cemento requeriría mil millones de dólares. La propia Bernstein indicó que cifras de la Oficina de Contabilidad del Gobierno de EU estiman que la construcción de las zonas “más fáciles” de las 653 millas (poco más de mil kilómetros) existentes requirió de entre 2.8 y 3.9 millones de dólares por milla.

Bernstein le indicó a la revista Fortune que las estimaciones hechas en julio se mantienen.

Por su parte, un análisis efectuado por el Washington Post también estimó en 25 billones de dólares la construcción del muro.

De acuerdo con estimaciones de la BBC, la construcción de ese muro utilizaría tres veces el concreto que se utilizó para construir la presa Hoover de Nevada.

Lea también: Steve Bannon, el controvertido estratega de Trump, deja la Casa Blanca

Bernstein es reconocida como la principal firma de investigación de ventas de las compañías de Wall Street.

El borrador de una supuesta orden ejecutiva señala que el presidente Donald Trump pedirá revisar los métodos de interrogación usados contra sospechosos de terrorismo y la posibilidad de reabrir las cárceles clandestinas que operaba la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en el exterior.

La orden, además, anularía el compromiso del gobierno anterior de cerrar la prisión de Guantánamo, Cuba.

El texto instruye a los asesores para “entregar al Presidente recomendaciones sobre si se debe reanudar el programa de interrogar a terroristas extranjeros, que sería aplicado fuera de EU, y si tal programa deberá incluir el uso de centros de detención operados por la CIA”.

En relación con esa información, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, negó que la oficina del Presidente haya elaborado un borrador de orden ejecutiva para analizar la reapertura de las prisiones.

El borrador de la supuesta orden, titulado “Detención e interrogatorios de combatientes extranjeros” y obtenido por The New York Times y The Washington Post, contempla la apertura de las prisiones clandestinas de la CIA, establecidas tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 .

Por otro lado, Trump aseguró en una entrevista con ABC News, emitida ayer, que cree que las técnicas de interrogatorio utilizadas en el pasado funcionan.

También dijo que sus jefes de inteligencia consideran que técnicas como el “ahogamiento simulado” pueden dar resultados contra el terrorismo.

Trump indicó que está dispuesto a combatir “fuego con fuego” al Estado Islámico y no descartó volver a utilizar las técnicas de interrogatorio que cesaron con la llegada del expresidente Barack Obama en 2009.

Un hombre arrancó de un mordisco parte de la oreja de otro sujeto de origen hispano tras discutir temas relacionados con el actual presidente de los EEUU, Donald Trump.

Según lo informado por Mirror, la Policía de Pittsburgh dijo que al momento de los hechos, Marcos Ortiz -de 30 años- discutía con su compañero de cuarto, quien presuntamente estaba borracho y lo atacó después de decir que temía ser deportado a México.

"Me atrapó y me mordió … Se volvió loco", asegura Ortiz, quien salió del hospital con un vendaje en la oreja y arañazos en la cara. En declaraciones a la prensa confesó que su amigo lo atacó cuando comenzó el tema sobre la administración de Trump.

El presunto agresor, que aún no ha sido identificado por la Policía y permanece suelto aún, estaba enojado por no haber ganado boletos de lotería.

Tras empujarlo por los escalones, Ortiz corrió a una gasolinera cercana para pedir ayuda, después de que el hombre agarró un cuchillo y amenazó con matarlo.

"Vas a morir esta noche" le gritaba su compañero de cuarto, quien está legalmente en el país desde hace seis meses.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmará hoy acciones ejecutivas sobre migración para reforzar la seguridad nacional y la seguridad fronteriza, otro de los pilares de su campaña electoral.

De acuerdo con medios locales, el mandatario presentará sus planes para levantar un muro a lo largo de la frontera con México y se referirá a la implementación de la justicia en la zona.

Anoche el presidente confirmó vía Twitter: “Mañana [miércoles] gran día planeado para la SEGURIDAD NACIONAL. Entre otras muchas cosas, ¡construiremos el muro!”.

Fuentes que pidieron el anonimato indicaron que Trump también hará referencia al movimiento de “ciudades santuario”, cuyos gobiernos han prometido a sus ciudadanos indocumentados que los protegerán en caso de deportaciones. Desde hace tiempo, el ahora presidente amenazó a estas ciudades santuario con la pérdida de subsidios federales en caso de no cumplir las ordenanzas para la detección de inmigrantes indocumentados. Metrópolis como Nueva York o Chicago, por ejemplo, podrían enfrentarse a pérdidas de miles de millones de dólares en caso de que se aplique la medida.

Asimismo, se apunta que podría incluir un primer paso en la promesa de “escrutinio extremo” para refugiados y migrantes provenientes de países musulmanes o considerados por Trump “peligros potenciales”.

Las órdenes ejecutivas limitarán temporalmente el acceso a EU para los migrantes provenientes de Siria y otros países de Medio Oriente y África, así como para la mayoría de los refugiados, hasta que el Departamento de Estado y el Departamento de Seguridad Nacional endurezcan el proceso de investigación de antecedentes. Otra orden impedirá que se emitan visas a las personas provenientes de Irak, Irán, Libia, Somalia, Sudán y Yemen, según dijeron colaboradores y expertos, que pidieron no ser identificados. La firma de las acciones ejecutivas tendrá lugar en las instalaciones del Departamento de Seguridad Nacional.

“Resucita” oleoductos. El presidente Trump resucitó ayer la construcción de dos polémicos oleoductos que su predecesor, Barack Obama, frenó en diciembre pasado por dudas sobre su impacto en el medio ambiente. Con la firma de dos decretos, el presidente levantó la prohibición y permite de nuevo la construcción de los oleoductos Keystone XL y Dakota, fuertemente criticados por grupos ecologistas.

Ahora Trump da luz verde a ambos proyectos, aunque no quedó claro de qué manera va a acelerar su construcción. Todo dependerá de la “negociación”, los “términos y condiciones” que se acuerden con las empresas constructoras, señaló el mandatario.

Lea también: Trump extiende ‘ramo de olivo’ a Bannon tras despido

Como condición, el magnate establece en sus decretos que el acero que se utilice en la construcción “sea estadounidense” y que los puestos de trabajo creados —más de 28 mil, según sus estimaciones— también sean para el sector obrero nacional.

Desde el punto de vista del presidente, con esta decisión se cumplen otras promesas de campaña, ya que no sólo se generarán empleos, sino que se recuperarán los oleoductos y así se apostará por combustibles fósiles y la recuperación del sector del acero.

Sin embargo, su decreto también es un primer ataque a la herencia en cuestiones climáticas dejada por Obama.

“Haré todo lo posible para detener la construcción de estos oleoductos”, anunció ayer el senador Bernie Sanders, una de las voces más contrarias a la construcción de los oleoductos. Las organizaciones ecologistas también pusieron el grito en el cielo.

El proyecto Dakota —del que ya se ha construido 90%— ha generado protestas violentas entre la constructora e indios sioux, quienes se quejan no sólo de la contaminación sino de que la obra viola sus tierras sagradas.

Por otra parte. el presidente firmó ayer otro decreto para “simplificar” la burocracia en los procesos de evaluación medioambiental de nuevas infraestructuras. “Soy un ambientalista”, aseguró Trump ante los directivos del sector automotriz con los que se reunió ayer por la mañana.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump prometió renegociar acuerdos internacionales de comercio, como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y retirarse de ellos si no está satisfecho, esto si es elegido presidente de Estados Unidos en noviembre.

Según lo informado por El Financiero, el TLCAN es un acuerdo de amplio alcance que establece las reglas que rigen el comercio y las inversiones entre Canadá, Estados Unidos y México. Desde que el tratado entró en vigor el 1 de enero de 1994, el TLCAN ha eliminado gradualmente las restricciones al comercio y a la inversión entre los tres países de la región de América del Norte.

“Sería un golpe muy fuerte para México, tomando en cuenta que el comercio de México con Estados Unidos en un solo día se equipara a todo el comercio de América Latina por un año”, señalan los especialistas.

Asimismo, se afectarían las inversiones en el país, ya que las empresas extranjeras ven a México como una oportunidad para instalarse y aprovechar el TLCAN como una puerta directa hacia Estados Unidos.

Estados Unidos inicia su estrategia de acuerdos comerciales asegurando que se retirará del Tratado de Asociación Transpacífico (TTP), de acuerdo con el primer comunicado de la Casa Blanca.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, rubricó hoy sus primeros decretos presidenciales y documentos legislativos tras jurar el cargo como mandatario del país en el Capitolio.

El mandatario estableció como primer paso el retiro estadounidense del Tratado de Asociación Transpacífica para privilegiar que cualquier nuevo acuerdo comercial sea en interés de sus trabajadores.

Sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) señaló: “Si nuestros socios rechazan una renegociación que proporcione a los trabajadores estadounidenses un trato justo, Estados Unidos se retirará”.

Advirtió que rechazará y renegociará tratados comerciales fallidos, que combatirá a las naciones que violan los acuerdos comerciales y que dañen a los trabajadores estadounidenses en el proceso.

Donald Trump se convirtió en el 45 presidente de Estados Unidos. En las escalinatas del Capitolio el entrante mandatario juró su cargo como jefe de Estado sobre la tradicional biblia de Abraham Lincoln y otra más, una que le habría regalado su madre. Michael Pence hizo lo propio minutos antes al jurar su cargo como vicepresidente de EU.

Frente a dignatarios, como el expresidente George W. Bush, Bill Clinton y Jimmy Carter, así como su oponente demócrata Hillary Clinton, Trump tomó posesión como mandatario.

La ceremonia previa fue encabezada por el arzobispo Timothy Dolan y fue el juez de la Suprema Corte de Justicia, John Roberts, quien tomó juramento al magnate neoyorquino.

El evento de juramentación ocurrió en medio de protestas y algunos grupos de manifestantes quienes bloqueaban los accesos al Capitolio.

Sin embargo, Trump fue recibido por sus simpatizantes con vítores y aplausos al llegar desde la cara oeste del Capitolio para jurar su cargo.

En el escenario levantado para la ocasión se congrega la cúpula de los tres poderes del Estado, así como a la primera dama, Melania, la familia y allegados de Trump y el vicepresidente, Mike Pence.

Trump prestó juramento ante el titular de la Corte Suprema, John Roberts, al recitar la fórmula de 35 palabras con la mano sobre dos Biblias, una utilizada por su familia y la otra utilizada en la juramentación del presidente Abraham Lincoln. Una suave llovizna empezó a caer cuando el flamante mandatario ocupó la tribuna para hablarle al país.

La trayectoria de Trump hasta ese momento fue tan insólita como cualquier otra de la historia reciente. Desafió el establishment de su partido, desconcertó a la prensa y derribó dos dinastías políticas. Su mensaje por el resurgimiento de las regiones obreras blancas del país fue emitido en discursos en los que fustigó violentamente lo ``políticamente correcto''. Dominó la discusión nacional por medio de las redes sociales y violó todas las convenciones del discurso político. Luego de años de control demócrata de la Casa Blanca y parálisis legislativa, su discurso fue como una ráfaga de aire fresco para millones.

Sin embargo, otros millones están furiosos con Trump por sus llamados a restringir la inmigración y su retórica sobre las mujeres y las minorías. Asume con uno de los índices de popularidad más bajos de la historia moderna.

La pompa de las ceremonias también se realizó bajo la sombra de las relaciones de Trump con Rusia, que según las agencias de inteligencia estadounidenses se esforzaron por volcar las elecciones a su favor.

La investidura de Trump atrajo multitudes a la capital y provocó el rechazo de muchos otros. Más de 60 legisladores se negaron a asistir a la ceremonia a la sombra del Capitolio. Una demócrata que sí asistió fue Hillary Clinton, derrotada en una campaña en la cual ambos partidos preveían que sería la ganadora.

A sus 70 años, Trump es la persona de mayor edad que presta juramento, un paso atrás generacional después de los dos períodos de Barack Obama, uno de los comandantes en jefe más jóvenes que haya tenido el país.

Trump se hace cargo de una economía que si bien ha salido de la Gran Recesión, deja en muchos la sensación de haber quedado excluidos. El país sigue envuelto en las dos guerras más prolongadas de su historia, en Afganistán, y fuerzas estadounidenses combaten al Estado Islámico en Irak y Siria. El sistema de atención de salud fue ampliado para incluir a millones de estadounidenses, pero con un importante costo financiero. Trump ha prometido desmantelar y reconstruirlo.

El nuevo mandatario es el primero de la historia que nunca ejerció un cargo político ni militar. Ha designado un gabinete lleno de personalidades de Washington y multimillonarios. Aunque muchos republicanos aplauden la tendencia derechista de su equipo, también se ha criticado su falta de diversidad, ya que es casi exclusivamente masculino y blanco.

Las multitudes eran grandes, aunque aparentemente no tanto como en investiduras anteriores. Se desarrollaron manifestaciones de protesta en varios lugares de la capital.

Todos los expresidentes vivos asistieron a la ceremonia, salvo George H.W. Bush, de 92, hospitalizado con neumonía.

Hillary Clinton, ex aspirante demócrata a la presidencia de Estados Unidos, aprovechó su cuenta para expresar su sentir ante la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

Este viernes 20 de enero, el magnate republicano Donald Trump tomará posesión como presidente de Estados Unidos. El mundo espera con incertidumbre el inicio de su gobierno y de sus polémicas promesas de campaña.

El año pasado, en medio de la contienda electoral, la esposa de Bill Clinton, ex mandatario estadounidense, encabezaba la mayoría de las encuestas.

No obstante, y pese a haber ganado el voto popular, la ex secretaria de Estado de Barack Obama sucumbió ante la mayoría de los votos del Colegio Electoral, de los que se hizo el presidente electo Trump.

Barack Obama recibió a su sucesor Donald Trump en la Casa Blanca, en los momentos previos al cambio de poder en el gobierno de Estados Unidos (EU).

Tras finalizar el servicio religioso en la iglesia de St. John's, Trump y su esposa Melania fueron trasladados a la Casa Blanca para el encuentro con el todavía presidente Obama y la Primera Dama, Michelle Obama.

La pareja presidencial se encontró con Trump y su esposa Melania en el recibidor de la Casa Blanca para posar frente a la prensa y después ingresar a la residencia oficial. La futura Primera Dama entregó un regalo a Michelle Obama.

El protocolo señala que presidente en funciones y entrante tomarán un té antes de marchar juntos rumbo al capitolio para dar inicio a la ceremonia de investidura. Será alrededor de las 11:00 horas, tiempo de la Ciudad de México, cuando Donald Trump jure como el presidente 45 en la historia de Estados Unidos (EU).

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó en Twitter que hoy "comienza el trabajo" y que "el movimiento continúa", apenas cuatro horas antes de jurar el cargo para convertirse en el presidente número 45 del país.

"¡Todo comienza hoy! Les veo a las 11.00 A.M. para la toma de juramento. EL MOVIMIENTO CONTINÚA - ¡COMIENZA EL TRABAJO!", tuiteó Trump.

Trump, de 70 años, se convertirá en el nuevo presidente de Estados Unidos cuando pase un minuto del mediodía en Washington y sucederá al demócrata Barack Obama, que ha pasado los últimos ocho años en la Casa Blanca.

El todavía presidente electo ha pasado la noche en la Blair House, una mansión ubicada muy cerca de la Casa Blanca y destinada a hospedar a jefes de Estado en sus visitas oficiales a Washington. Trump y su familia asistirán a primera hora de la mañana a un servicio religioso y luego acudirán a tomar un té a la Casa Blanca, invitados por Obama y su esposa, Michelle.

A las 11:30 hora local empezará la ceremonia oficial de investidura ante las escaleras del Congreso de Estados Unidos y Trump jurará el cargo sobre una biblia de su propiedad y sobre otra que usó Abraham Lincoln en su primera toma de posesión, empleada también por Obama en sus dos investiduras (2009 y 2013).

Este jueves, como parte de las celebraciones previas a su investidura, Trump asistió al concierto con estrellas del "country" como Toby Keith y Lee Greenwood convocado en las escalinatas del emblemático monumento al presidente Abraham Lincoln, en la explanada del National Mall.

"Nunca ha habido un movimiento como este, es algo muy, muy especial. Y vamos a unificar nuestro país, y (a consumar) nuestra frase 'Hacer a Estados Unidos grande otra vez', a la que añado: más grande que nunca", afirmó Trump ante las miles de personas congregadas.

"Yo solo soy el mensajero, estábamos cansados, los quiero. Todos estábamos cansados de ver lo que estaba pasando y queríamos un cambio. (A partir de mañana) vamos a ver algo increíble", añadió.

El equipo de Trump ha insistido en que están listos para trabajar "desde el primer día" y ha anticipado que, ya como presidente, el magnate prevé firmar varias órdenes ejecutivas hoy mismo.

Fuente: debate.com.mx

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0